Cambio climático: Estrategias de adaptación para pequeñas empresas.


El cambio climático ya está aquí. También las pequeñas empresas tienen que implementar estrategias de adaptación a este nuevo entorno.

El cambio climático es irreversible. El gas de invernadero en la atmosfera tiene efectos cada vez más severos en el mundo entero. Esta situación requiere cambios y ajustes profundos en nuestras economías y sociedades. Hay una ventana de oportunidad de pocos años para actuar. Los cambios para mitigarlo o reducir sus efectos se tienen que generar ahora. 

También pequeños negocios y pequeñas empresas tendrán que adaptar sus operaciones, productos y servicios a este nuevo entorno.

Los efectos del cambio climático se observan específicamente en tres dimensiones: en el sistema natural se presentan con creciente frecuencia sequías, tormentas e inundaciones, además de efectos en la flora y fauna de las regiones.  En las sociedades el cambio climático puede generar problemas de salud y epidemias, olas masivas de conflictos y migración. Todo ello puede generar profundos disturbios en los mercados, además de cambios en la demanda y nuevas necesidades de consumo e inversión.

Dos enfoques principales se presentan para enfrentar el cambio climático: 1.  Reducción del gas de invernadero en la atmósfera para limitar el cambio climático y sus efectos. 2. Adaptación al nuevo entorno generando cambios en las operaciones e innovando productos y servicios ofrecidos en los mercados. 

Pareciera imposible poder realizar estrategias de mitigar o enfrentar el cambio climático en las micro y pequeñas empresas. No obstante, es necesario e inevitable, por lo que es importante visualizar e implementar estrategias respectivas en el segmento.

Un primer enfoque es cambiar patrones de uso energía, aumentar el uso de energías renovables, y usar motores y combustibles bajos en emisiones. Por otro lado, se requiere invertir en nuevos sistemas logísticos y desarrollar estructuras de abastecimiento regionales para reducir el transporte en las cadenas de producción y comercialización. También se requiere ajustar productos y procesos de producción, además de reducir el uso de empaques o usar empaques que se puede reusar o reciclar.

Finalmente, se requieren productos y servicios innovadores, adaptados a nuevas necesidades que surgen a raíz del cambio climático. Por ejemplo se van a requerir nuevos cultivos, que aguantan sequías debido al cambio climático. En la construcción se requieren nuevos materiales que permiten adecuar viviendas y edificios a nuevas condiciones climáticas. Servicios digitales innovadores pueden contribuir a reducir trayecto de transporte o vuelos y con ello reducir el uso de combustibles y la emisión del gas de invernadero.

Las micro y pequeñas empresas necesitan apoyo para poder analizar, visualizar, implementar y financiar los cambios y ajustes requeridos. Todas las medidas implicarán gastos o inversiones importantes, por lo que además requieren estrategias de financiamiento y servicios financieros adecuados, además de nuevos modelos de negocio y rentabilidad. 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *