Comercio digital – una posible estrategia de renovación para Pymes


La pandemia del COVID-19 afecta de manera especial a pequeños negocios y empresas.Una estrategia de renovación es la participación en plataformas y aplicaciones de comercio digital.

Muchos pequeños negocios se basan en estructuras tradicionales de comercialización, es decir locales de venta y contacto directo con sus clientes. Las medidas de cuarentena en la crisis del COVID-19, muy necesarias para evitar los contagios y cuidar la salud de la población, limitan este modelo de comercio tradicional con serias consecuencias para los empleos y los ingresos de las personas, que trabajan en estas empresas. 

¿En qué medida soluciones digitales podrían permitir a las micro y pequeñas empresas seguir comercializando sus productos, sea a otras empresas o al usuario final? ¿Podrían incluso volverse una opción estratégica de largo plazo para las micro y pequeñas empresas?

Desde hace años las plataformas y aplicaciones de comercio digital han tenido un auge importante a nivel mundial. En la actual crisis del COVID-19 su importancia crece de manera exponencial. Pero varios estudios recientes (BlackSip, Psyma, AMVO, INEGI) muestran que cuando mucho un 30% de las Mipymes mexicanas usa medios digitales en sus procesos de ventas, y que posiblemente el promedio nacional es aun menor. 

Primeros pronósticos de largo plazo visualizan un aumento continuo de soluciones digitales a raíz de la pandemia. Las micro y pequeñas empresas necesariamente se tienen que adaptar a estos nuevos hábitos de los usuarios y consumidores y ofrecer soluciones digitales eficientes y eficaces para sus negocios. 

Otro aspecto juega un papel importante en este sentido: cada vez más personas buscan fortalecer, con sus compras, estructuras regionales de producción y comercialización, sea por el gusto de consumir productos típicos de una región, o por querer fortalecer el empleo a nivel regional, o por contribuir a reducir los efectos de cambio climático. 

Bajo ésta óptica, están saliendo al púbico cada vez mas plataformas y redes de comercio local y regional. La oportunidad es evidente, y a la vez el reto es enorme. Tienen que competir con redes nacionales e internacionales de comercio digital. Tienen que construir la red entre empresas y usuarios a nivel regional de una manera eficiente, costeable y finalmente redituable. Requieren generar estructuras de entrega, idealmente sin que esto signifique aumentar las emisiones de combustibles que contribuyen al cambio climático. Cada empresa participante tiene que implementar cambios operativos importantes, por ejemplo en la reorganización de las tareas laborales de su equipo humano. Esto implica incluso un esfuerzo imporante de capacitación técnica de los colaboradores en cada empresa. Finalmente se requieren servicios de pago digitales eficaces. Todo ello es posible. Existen ejemplos de redes de comercio digital que pueden servir como modelo. Para fortalecer a las micro y pequeñas empresas como una de las columnas vertebrales de la economía mexicana, necesitamos prepararlos de forma estratégica para los profundos cambios que enfrentan en un futuro cercano.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *